lunes, 8 de agosto de 2016

EL CAÑILLO DE LOS CAZADORES

 
Con este nombre identificamos un pequeño "nacimiento" de agua que se halla localizado en el tramo alto de  la rambla de la Partala y que aflora por medio de un grifo moderno empotrado en una pequeña pared de cemento.

El agua se toma de una galería tipo quanat que baja por el lado derecho de la rambla y que un poco más arriba  ha quedado a la luz por culpa de unos 
desprendimientos del terreno y de la erosión del mismo.





 La galería tiene unas medidas de unos 1,70m de altura por uno de anchura. La longitud desde el derrumbe hasta la cabecera puede ser de unos 300m. y unos 200 hasta el primitivo lugar de afloramiento.

Tiene algunos tramos reforzados con muros y cimientos de piedra posiblemente por quedar al aire por desprendimientos del terreno. Así mismo, hay unos tramos de techo que están reforzados con dovelas de piedra apoyadas en estos muros.

 Una lumbrera situada a unos 150m del derrumbe hacia la cabecera y de unos 0,60m de diámetro debió de servir para la limpieza de la galería.

En su momento, aprovechando el derrumbe y el afloramiento de la galería a la superficie, algunos vecinos del pueblo  practicaron  una "toma" y con tubería de pvc enterrada en la rambla, condujeron  el agua hasta un lugar más accesible donde colocaron el citado grifo.

Parece ser que esta fuente se construyó, o al menos se utilizó, para abastecer de agua los cortijos de la Partala y para riego, en la medida de sus posibilidades, ya que un ramal conduce a un depósito junto al cortijo y otro la lleva a una balsa, la balsa Esteban, como es conocida y que en algún momento fue abastecida también con la targea del Chuche, como lo atestigua el tramo y enlace con la balsa que aún quedan en pie.

En cierto momento, el ayuntamiento de Benahadux decidió, ante la peligrosidad de la proliferación de pozos en la sierra, taparlos, cegarlos o rellenarlos para evitar accidentes. Esta lumbrera fue rellenada con tierra hasta la boca, sin pensar los que lo hicieron que estaban cegando la galería que naturalmente se secó.

Al conocer lo ocurrido, un grupo de vecinos decidimos intentar enmendar el entuerto y para ello utilizamos un tubo de acero de unos 6-8 cms de diámetro y 6 m de largo con el que atravesamos el "tapón" de tierra a ras del suelo a golpe de marro y que consiguió su cometido y el agua volvió a inundar esta parte de la galería y a abastecer de nuevo el grifo.


Hubo un tiempo que era tal su fama, que venían gente, no solo del pueblo, sino de los pueblos vecinos, incluso de la capital con furgonetas llenas de garrafas, hasta tal punto que había que guardar cola y lo peor, la fuente fue mermando por tanto consumo y llegó casi a secarse, por lo que hubo que tomar la medida de cerrar la galería con llave y restringir el acceso al agua.
Hoy vuelve a estar el acceso libre y después de una caminata por la sierra en cualquier momento o a cualquier hora puedes quitarte la sed si te acercas a ese "cañillo de los cazadores".
   

Actualmente quedan pocos restos de la conducción original desde la galería a la balsa y cortijos y lo poco que queda está escondido bajo las placas de los Huertos Solares que construyeron en estos terrenos de la Partala. La galería está casi completa, aunque en mal estado y los pocos restos de targea se van desmoronando y desapareciendo inexorablemente.

 La pena es que con ellos desaparece también un trozo de nuestra historia, esa historia de nuestra tierra que siempre ha ido tan ligada al agua. 


Un poco más abajo de este cañillo, justo al pasar el puente del Camino del Plomo y a su izquierda, aflora otra galería que parece melliza de ésta y que llegaba a abastecer Balsa Seca y la Balsa de los Pinos, en otra ocasión hablaremos de ella.








2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te felicito por tu gran trabajo, para enseñar a los demás, parte de la historia del pueblo, es una pena que por parte de las distintas administraciones, no se ponga en vamos estas maravillas que tenemos, para su uso y disfrute de todos, siempre desde el respeto ha estos lugares.Un abrazo

Anónimo dijo...

Te felicito por tu gran trabajo, para enseñar a los demás, parte de la historia del pueblo, es una pena que por parte de las distintas administraciones, no se ponga en vamos estas maravillas que tenemos, para su uso y disfrute de todos, siempre desde el respeto ha estos lugares.Un abrazo