lunes, 7 de noviembre de 2011

URKESKEN


¿DÓNDE ESTUVO URCI?
El 19 de febrero de 1.892, don Miguel Ruiz de Villanueva, vecino de Roquetas, da a conocer por una carta a la Real Academia de la Historia, la existencia de unas ruinas, al parecer de época romana en el paraje de los Bajos de Roquetas, así como de un cementerio romano en el paraje del Chuche, una barriada de Benahadux, “donde se supone que existió la verdadera Urci”.
En la II Asamblea Nacional de Comisarios de Excavaciones Arqueológicas celebrada en Madrid en Octubre de 1951, Don Juan Cuadrado comunicó en un extenso informe, los puntos de la provincia donde había localizado restos que aconsejaban su investigación posterior. Y de la zona Benahadux-El Chuche dice lo siguiente:
CERRO DEL PAREDÓN, EL CHUCHE

BENAHADUX-EL CHUCHE
"Llegó a nuestras noticias que unos “buscadores de tesoros” habían iniciado unas remociones parciales en el llamado Cerro del Paredón, en el paraje conocido por el Chuche, próximo a Benahadux, y habían puesto al descubierto unos muros de gran espesor. Marchamos inmediatamente al sitio indicado a fin de tomar las medidas pertinentes. Fue grande nuestra sorpresa al encontrarnos con claros vestigios de una extensa y al parecer muy importante ciudad romana, con reminiscencias de la etapa anterior, pues entre la “terra sigilata” que allí abunda, aparecieron no pocos fragmentos de cerámica ibérica, decorados con motivos geométricos, como la de Villaricos.
Coronando la amplia ciudad, se observan los vestigios de un castillo de grandes dimensiones, a juzgar por la extensión que abarcan los gruesos muros que lo sustentaban. Llamaron, así mismo, nuestra atención las ruinas de una magnífica conducción de aguas que, procedente de Araóz, a varios kilómetros de distancia, abasteció en época romana la populosa población que nos ocupa.
¿Estaremos al fin en presencia de la verdadera Urci? Las excavaciones, debidamente llevadas, nos darán, Dios mediante, la respuesta.
No puedo ocultar la satisfacción que me produciría que se excavase en este punto lo antes posible y que como en Bária, como en Murgis, apareciese algún sillar con inscripciones que confirmasen nuestras fundadas sospechas".


A finales de los 70, la Diputación de Almería inicia unas excavaciones arqueológicas en estos lugares señalados por Don Miguel Ruiz de Villanueva y don Juan Cuadrado. Como director de la excavación actúa don Angel Pérez Casas que relata así en la prensa sus conclusiones sobre los hallazgos realizados:



POBLADO IBÉRICO, EL CHUCHE
EXCAVACIONES ARQUEOLOGICAS REALIZADAS EN EL YACIMIENTO IBERICO DE “EL CHUCHE”.
LA IMPORTANCIA DE LOS RESTOS APARECIDOS CORROBORA LA UBICACIÓN DE URCI.




"Durante los meses de diciembre-enero pasados, el Servicio de Investigaciones y Excavaciones de esta Diputación, realizó trabajos arqueológicos en el yacimiento Ibérico del Chuche, ubicado en la finca de “Las Palmeras” del Chuche, propiedad de doña Carmen Beltrán García, representada por don Fernando Romero Cassinello.
Los trabajos fueron dirigidos por el doctor Angel Pérez Casas, director del Museo Arqueológico “Luis Siret” y del Servicio Provincial de Investigaciones y Excavaciones Arqueológicas con resultados muy positivos que han resuelto los problemas que se habían planteado en la campaña anterior, a la vez que se han motivado otros, que de hecho coinciden con la problemática de los diferentes yacimientos ibéricos de Andalucía.
Los trabajos arqueológicos de la primera campaña, tuvieron que realizarse en el único lugar que no había sido destruido por las máquinas, que en plazo breve, cambiaron el `paisaje de esta zona, arrasando aquellos restos de los que nos habla don Juan Cuadrado Ruiz.
Los primeros cortes, denominados 0, 1 y 2, dieron parte de una habitación, presenta en el S.O, una plantatorre, característica de las construcciones de los poblados ibéricos y restos de diferentes construcciones superpuestas, que indicaban distintos momentos de ocupación.
Algunos de los problemas que se habían planteado eran conocer la época de este poblado ibérico, determinar la disposición del mismo, dimensiones de algunas habitaciones y disposición de estas estructuras culturales con el resto del poblado.
POBLADO IBÉRICO, EL CHUCHE
UBICACIÓN DEL POBLADO IBÉRICO, EL CHUCHE
SE CONFIRMA EL POBLADO IBERICO
La segunda campaña, todavía más fructífera que la anterior, ha venido a resolver los planteamientos que se hicieron en el yacimiento durante la primera campaña, dejando patente la existencia de un poblado ibérico que se dispone de forma radial, aprovechando las diferentes curvas de nivel que le ofrece el terreno.




SITUACION DEL YACIMIENTO

Sus características, responden a un poblado ibérico de siglos VI a II antes de Cristo, tal y por como se ha confirmado por la aparición de un exadracma, moneda hispano- cartaginesa. Igualmente ha corroborado esta cronología gran cantidad de cerámica campaniense “A” que ha aparecido en este nivel. Los diversos niveles de ocupación han quedado evidenciados por la estratigrafía en la que se observa claramente la existencia de tres momentos:
Un primero más antiguo, con la aparición de cerámica basta de cocina a torno y a mano, y que hemos denominado “Chuche I”.
Un segundo momento del poblado denominado “Chuche II” y un tercer momento, “Chuche III” que corresponde a las construcciones que afloran y que han dado la cronología anteriormente apuntada.


MATERIALES OBTENIDOS
En cuanto a los materiales que se han obtenido en esta campaña, por su abundancia, solo vamos a resaltar los más significativos:
Una navaja de afeitar, un cuchillo afalcatado, un pilum, restos de una falcata, un ponderal, un telar con mas de ochenta pesas, todas de formas y dimensiones que establecen una tipología única, un exadracma, fusayolas con dibujos y gran cantidad de restos de ánforas pintadas, platos, lucernas.
Respecto a las construcciones, estas van formadas por hiladas de piedras de tamaño regular y unidas con argamasa, sobre ellas aparecen hiladas de adobes que unas veces rellenan huecos y otras rematan felizmente la construcción
Se ha podido determinar que estos muros de adobe y piedra estuvieron enlucidos con una fina capa de arcilla y revestida con estucos, algunos de ellos parecen estar fabricados con una mezcla de polvo de mármol y yeso.
La aparición de vigas de madera, una de ellas trabajada, muestran el sistema de construcción de las cubiertas que se utilizaban en las viviendas de estos poblados.

ESTAMOS ANTE URCI
En conjunto, la importancia de los restos aparecidos nos lleva a la conclusión provisional de que estamos ante Urci, y que según el Itinerario de Antonino, se encontraba en el lugar que nos ocupa, pudiéndose determinar además, que uno de sus modos de vida era el pastoreo junto a un posible sistema agrícola e industria textil, lo que decimos por la gran cantidad de restos de animales y abundancia de pesas de telar que han aparecido.
Se trata del único poblado ibérico por ahora, de esta provincia que, por sus características, puede ser Urci, o un poblado de su misma época y bajo su área de influencia, por lo que su importancia es trascendental”.

(La Voz de Almería, sábado 19 de febrero de 1.977)

NUMISMÁTICA
Urkesken en la provincia de Almería, en la zona de los Vrcitani.
En la segunda mitad del s. II a.C. emitió tres series de ases, con el jinete lancero en su reverso.

Hay dos monedas al parecer procedentes de esta ceca de Urkesken. Ambas monedas presentan en el anverso una cabeza imberbe de Hércules con sol delante y en el reverso un jinete con lanza sobre una palabra en caracteres ibéricos que se lee URKESKEN que puede identificarse con Urci. Un dato aproximativo es el del tipo de escritura ibérica del sur, que reduce el marco geográfico a lo que hoy es el sureste peninsular.

Monedas de bronce. Periodo entre 150 y 50 a de J.C:


MONEDA IBÉRICA DE URKESKEN, ANVERSO
MONEDA IBÉRICA DE URKESKEN, REVERSO

1.- Anverso: Cabeza masculina de arte bárbaro hacia la derecha, con torques al cuello; delfín corto y delante, estrella. Grafía de puntos.
Reverso: Jinete con pilum, de arte bárbaro, avanzando hacia la derecha, sobre línea de exergo.
Debajo, leyenda de caracteres ibéricos del sur. Grafía linear. Leyenda del reverso: URKESKEN.
Ases con peso entre 17 y 18 gramos y de 28 m.m. de diámetro

MONEDA IBÉRICA DE URKESKEN, REVERSO
MONEDA IBÉRICA DE URKESKEN, ANVERSO


2.-Anverso: Cabeza masculina de arte bárbaro, hacia la derecha. Detrás, delfín y, delante, estrella.
Reverso: Jinete con pilum, casco y cimera, hacia la derecha, sobre línea de exergo.
Sobre la línea, leyenda en caracteres ibéricos del Sur: Grafía linear. Leyenda del reverso: URKESKEN.
Ases con peso alrededor de los 14 gramos y diámetro de 26 m.m.


BIBLIOGRAFÍA (1)

No hay comentarios: