lunes, 14 de abril de 2008

LAS MINAS DE CALAFATITA EN BENAHADUX







AGUSTIN MARIN.
Las minas de calafatita de Benahadux (Almería)
Publicado en el tomo XXXII del Boletín del Instituto Geológico de España.
Madrid 1.912


ESTUDIO DEL INGENIERO DE MINAS
DON AGUSTIN MARIN.

Don Juan Calafat, del Museo de Historia Natural de Madrid, buscando minerales de aluminio, encontró una sustancia que el sabio naturalista Don Salvador Calderón, por creer que correspondía a una nueva especie mineralógica, la dedicó a su descubridor, designándola con el nombre de “calafatita”.
Este mineral fue encontrado en los términos de Benahadux y Gádor, de la provincia de Almería. Tiene mucha se­mejanza con la alunita, y de él se puede extraer sulfato po­tásico, alúmina y ácido sulfúrico.
La obtención industrial de estas substancias se consigue hoy tratando minerales completamente distintos y dando lu­gar á fábricas e instalaciones que no tienen ni relación ni semejanza entre sí.
Sabido es que el sulfato potásico que se consume en el mundo proviene en casi su totalidad de un solo productor: el Sindicato de Stassfurt. Explota éste unos famosos cria­deros constituidos por grandes depósitos de sales proceden­tes, al parecer, de la evaporación de una cuenca triásica se­parada del mar por una desnivelación geológica. Los minerales que se extraen son la Kieserita, Carnalita, polialita. kainita, silvina, etc., sales de distinta composición de mag­nesia, sodio, potasio y calcio. Los abonos con base de potasa es uno de los productos de más importancia allí obtenidos. El sulfato potásico se obtiene principalmente de la Kainita, que contiene un 24%. Es la explotación de Stassfurt importantísima, existiendo en aquella zona más de treinta fábricas de productos químicos.
Las restantes sales de potasa, no obtenidas en Stassfurt, provienen de las cenizas de la combustión de maderas efectuada en Rusia y América, y de la evaporación de marismas saladas.
En España los abonos a base de potasa son importados, y su empleo es mayor cada año, según se puede ver por el presente cuadro (1), que expresa en quintales métricos el consumo de potasa pura:
1.901……….24.977 Qm.
1.903……….28.417 “” “”
1.905……….31.854 “” “”
1.907……….45.337 “” “”
1.909……….52.844 “” “”

Es decir, que en ocho años ha duplicado el consumo.
La estadística mundial aumentó, en los mismos años, des­de 2.791.715 quintales métricos á 5.878.211, es decir, el con­sumo mundial de potasa pura más que duplicó.
El aluminio se obtiene hoy de sólo dos minerales: la bauxita y la cryolita. La primera es casi la única mena de aluminio. Está constituida por alúmina hidratada, que for­ma de un 40 á un 80 por 100 de su composición, óxidos de hierro, sílice y ácido titánico principalmente. Existen varios criaderos en el mundo, citándose como yacimiento clásico el de Bouches de Rhónes, en Baux de Provence Francia). El óxido sulfúrico se obtiene principalmente de las piritas de hierro. En España las masas piritosas de Huelva tienen tanta importancia, por su contenido en cobre, como por producir
grandes cantidades de aquel ácido.
Si la alunita teóricamente tiene pocas diferencias con la calafatita, no sucede lo mismo en sus aplicaciones, que son esencialmente diferentes. De la segunda ya hemos indicado qué substancias se pueden extraer, mientras que de la pri­mera, por las impurezas que contiene, sólo se obtiene, des­pués de las debidas manipulaciones, alumbre, empleado, en la tintorería, curtido de pieles, fabricación de papel, etcétera. Hay muchos criaderos de alunita en el mundo, presentán­dose casi siempre en el contacto de las traquitas. El criadero más notable es el de Tolfa (Italia). En España se explota en Mazarrón una piedra de alumbre muy impura.
De la calafatita se obtienen, en consecuencia, productos muy diferentes, y el procedimiento para obtener de ellas sul­fato potásico y ácido sulfúrico es, como veremos más ade­lante, esencialmente distinto de como se extraen hoy en la industria estas substancias. Ya hemos dicho que el otro pro­ducto del beneficio de la calafatita es un mineral que por su riqueza y condiciones constituye una buena bauxita.
















NOTICIAS GEOGRÁFICAS Y GEOLÓGICAS DE LA COMARCA

Los criaderos de calafatita abarcan una extensión de 10 kilómetros en las últimas estribaciones de la sierra de Gádor, bordeando ya el gran llano comprendido entre la referida sierra y la de Alhamílla. La sierra de Gádor se extiende de E. á O. desde el río de Almería al de Adra en unos 20 kilómetros. En las proximidades de la costa tiene un an­cho de 12 kilómetros. Se apoya por el N. en Sierra Nevada, y por el S. viene á morir en el mar. Su mayor altitud es el Pico de Pelados de Dalias, con 2.316 metros sobre el nivel del mar.
Están enclavadas todas las minas de calafatita en los términos municipales de Gádor y Benahadux. El punto más próximo del criadero dista 1.200 metros de la estación de Benahadux en la línea férrea de Linares á Almería. La es­tación de Benahadux está situada á 112 metros sobre el nivel del mar, á 12 kilómetros de la capital de la provincia.
Uno á este trabajo un croquis geológico, por el que se puede ver que existe en la comarca que estudiamos los terrenos siguientes: cambriano, triásico, plioceno y aluvial. Los dos primeros, principalmente el triásico, constituyen la sierra de Gádor, y los otros dos forman, en unión de los otros depósitos terciarios, el llano existente entre la referida sierra y la de Alhamilla.
La existencia del terreno cambriano es dudosa, y presumo que pertenece a él unas pizarras que asoman en la parte O. de la zona que estamos considerando, pero no las he podido determinar fijamente por la ausencia de restos fósiles. Estas pizarras en muchos sitios son talcosas y en otros cloritosas. Sus colores varían mucho, habiéndolas amorata­das, azuladas, grises y verdosas.



En un cerro próximo á la Cueva de Palomo y rodeado de las citadas pizarras, se observa que su terreno está cons­tituido casi exclusivamente de guijarros de cuarzo, que de­muestra la existencia de una gran capa ó filón de esta sustancia.
Sobre la constitución geológica de la sierra de Gádor hubo antiguamente muchas opiniones, siendo tendencia muy general el atribuirla al permiano. Mr. Verneuil fue el pri­mero que la atribuyó al triásico, aunque con muchas reser­vas y valiéndose de la expresión de trías dudoso. El inge­niero D. Joaquín Gonzalo Tarín, que prestó inolvidables ser­vicios en este Centro, fue el primero que encontró restos fó­siles en la referida sierra (1), y la pudo clasificar de un modo positivo de triásica en su mayor parte.
En dos tramos divide el Sr. Gonzalo Tarín el trías de la sierra de Gádor: el inferior, constituirlo principalmente por una serie de filadios de compleja constitución, y que cuando son muy arcillosos forman lo que en el país denomi­nan láguenas ó launas. El superior está constituido en su mayor parte por calizas, que fue donde se encontraron los restos fósiles que hizo referir este tramo al muschelkalk y que pertenecen á los mismos géneros que los encontrados en la provincia de Jaén en idéntico nivel geológico. Estas calizas, en la pequeña zona que abarcamos con nuestro trabajo, presentan colores amarillo o blanco, y abundan mucho entre ellas las dolomitas, muy relacionadas con los diversos y numerosos criaderos metalíferos que en la sierra se encuentran. Estos criaderos de la sierra de Gádor tuvieron un interés excepcional en otro tiempo, pero hoy la minería está en decadencia en esta zona. Los minerales explotados fueron muchos y correspondientes á muy varias especies mineraló­gicas; había minerales de plomo, cinc, cobre, hierro, azu­fre, etc.
Los depósitos terciarios, como ya hemos dicho, forman el llano, que partiendo del mar, está enclavado entre las sie­rras de Gádor y Alhamilla, hasta descansar en las estriba­ciones de la sierra de Filabres, extendiéndose, además, por la costa y por el llano de Tabernas. El plioceno, que es el único entre ellos que está representado en la zona en este trabajo estudiada, está constituido por arenas, margas, are­niscas, calizas groseras y conglomerados. Estos últimos coro­nan todos los cerros terciarios que han resistido á la denu­dación y que van á descansar sobre las estribaciones de la sierra de Gádor.
El terreno aluvial aparece en todos aquellos sitios donde la denudación ha sido intensa, como en las ramblas, ha­biendo sido esta denudación causa de que asome la base de las calizas triásicas, que es donde aparece el yacimiento que nos interesa, pues en otros sitios los depósitos del mar plioceno, que no han sido denudados, están superpuestos sobre las calizas triásicas, tapando la base de éstas, y, por consi­guiente, cubriendo el criadero.

EL MINERAL

El Sr. Calderón en su libro «Los Minerales de España», tomo 11, página 207, describe el mineral calafatita. La fór­mula del mineral es la siguiente:

(SO4)3 Al2 SO4 K2 Al (OH)3 H20

Su composición es, según análisis del Sr. Giral Pereira:

SO3 .............................. 34,77
Al2 O3.......................-- 37,98
K2O ............................ 9,64
H2O ............................ 17,61
TOTAL............ 100,00

Se trata pues de un sulfato alumínico potásico con 38 por 100 de alúmina y agua, que parece corresponder a una nueva especie, porque la cantidad de agua que contiene la distingue de los demás sulfatos alumínico-potásicos. El laboratorio de la Escuela de Ingenieros de Minas de España analizó este mineral, dando por resultado que contiene 13,40 de sulfato potásico y 37,40 de alúmina. Equivale esa cantidad de sulfato potásico a una proporción de potasa de 7,25 por 100.
Su Peso específico es de 2,75. Su dureza es en los trozos frescos de 3 á 3,5; pero por alteración se vuelve terroso y deleznable. Es de fractura concoide y de color blanco, si no contiene impurezas, como ocurre con frecuencia.
El color del mineral varía, sin embargo, mucho, según los óxidos que les tiñen. Lo hay rosáceo, rojo, gris, violáceo y amarillo. Es hecho curioso, y que conocen perfectamente los obreros, lo que le sucede al mineral con el agua y el sol. Con el primero de estos agentes toma un color gris feo, y con el segundo vuelve á aparecer el color blanco caracterís­tico de este mineral cuando está puro.
Otra diferencia con la alunita se observa en la práctica que tiene mucha importancia para su tratamiento industrial, y es que la alunita generalmente viene acompañada de im­purezas, y entre ellas la sílice, y cuando se calcina más allá de la hidratación se desprende ácido sulfúrico y se forma con la sílice un producto todo él insoluble en oí agua. No pasa lo mismo con la calafatita, porque las impurezas que contiene son generalmente yesos, ocres, arcillas y kaolín, pero no cuarzo, y cuando se calcina pierde ácido sulfúrico, pero sólo la parte correspondiente al sulfato de alúmina, quedando sulfato potásico, que es sal más fija, alúmina y las impurezas que contenga el mineral.
El mineral al calcinarse pierde teóricamente un 40 por ciento de su peso.
El producto calcinado contiene cantidades variables de sulfato de potasa, según los sitios de donde ha sido extraído, y aún en el mismo sitio, según las vetas de donde proceda y de la profundidad a que fue arrancado. Estas deducciones se han sacado de los siguientes datos, en los que conviene advertir que las proporciones de sulfato potásico que expresamos se refieren al mineral calcinado.
En análisis efectuados con mineral extraído en aflora­mientos y trabajos hechos al S. y E. de la mina Carretero y García, han dado resultados diferentes, oscilando la pro­porción de sulfato potásico entre 7,16 y 31,60.
En la mina Carretero y García hay sitios, como en la base del cerro del Mortero, de mineral excelente; en otros sitios, como en el barranco llamado de la Viña, ya en la linde de la mina San Ildefonso, el mineral es de peor cali­dad. Las muestras del primero de esos sitios dieron de sul­fato potásico resultados variables entre 20 y 30 por 100, y para el segundo entre 6 y 12.
En la mina San Ildefonso varió también la riqueza del mineral, según los sitios, oscilando entre 6 y 31,30 por 100.
En la galería situada en la Rambla de Alquivira, el mi­neral tenía en la boca un contenido en sulfato potásico que oscilaba entre 20 y 30 por 100 para la veta blanca, y de algo menos para la veta violácea. A medida que se iba perfo­rando la galería el mineral perdía ley, bajando á 8 por 100, pero después volvió á aumentar su proporción de sulfato potásico, llegando á 25 por 100.
En las minas Apacible y en la caducada o Bilbao en Benahadux, también se observan vetas de buen mineral.
En la mina Cuatro Amigos la proporción de sulfato po­tásico oscila entro 15 y 25 por 100, pero, en general, es en el sitio donde más impuro se presenta. En la mina Papa también existen vetas y nodulos de buen mineral.
En la mina Eloyna existe calafatita, aunque el mineral es de peor calidad.
En la mina Este y Otros Gallos Cantarán, se observa, en­tre otros, un afloramiento con una importante veta de mine­ral blanco, que dio en los ensayos 31,20 por 100 de sulfato potásico, y otra veta de mineral rosáceo que tuvo el 13,50 por 100, y una, de aspecto fibroso, que dio el 19,90 por 100.
La proporción de alúmina que da el mineral se deduce del ensayo de Giral, puesto que todo el sulfato alumímco es descompuesto. Conviene observar que la alúmina absor­berá un 15 por 100 de agua.




MINAS EN LA ZONA DEL SOCAVÓN

No hay comentarios: