viernes, 28 de marzo de 2008

BENAHADUX TIERRA DE CINE

BENAHADUX Y EL CINE.





















En la década de los sesenta, Benahadux fue uno de los muchos escenarios puestos al servicio de aquel movimiento filmográfico que dieron en llamar “Spaguetti Western”, encabezado por el afamado director italiano Sergio Leone.

Películas como “Las pistolas no discuten”, “Dos pistolas gemelas” y otras muchas, fueron rodadas (algunas secuencias) en los escenarios naturales y artificiales que les brindaba este lugar.
En aquella época, en cuanto corría la voz por el pueblo de que se estaba rodando en algún sitio, niños y mayores nos presentabamos en el escenario dispuestos a ver y si era necesario a participar en aquello que para los niños parecía un juego y para los mayores era una forma de sumar unos pequeños ingresos extra, que no venían nada mal.

Para el rodaje de estos filmes del “oeste”, construyeron un enorme caserón de madera en un lugar llamado “el socavón”, que era una mina abandonada y montaron una especie de via para las vagonetas y un puente que sobresalía sobre la rambla.
Otro lugar que aprovecharon fue la Venta de Araoz, a la entrada de la cementera Hisalba, y que tenía un gran corralón adosado que usaban como parada de postas y diligencias.

La película más importante que se rodó aquí fue “Lawrence de Arábia”de otro famoso director, David Lean. Se hicieron algunas tomas nocturnas en las minas de azufre de la Partala y aún quedan vestigios del suceso, unos caracteres en árabe escritos en el frontal de un horno de fundición.
Curiosamente, esta pelicula se rodó en otro escenario que está a miles de kilómetros de Benahadux y que tiene un grán parecido en el nombre: me refiero a Aït Benhaddou, un pueblo del Atlas marroquí.



"A 33 kms de Uarzazate, Benhaddou está inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO. Este pueblo fortificado, está considerado con justicia como uno de los más bellos del país. Se han rodado allí numerosas películas, como Lawrence de Arabia".


Otro aporte de Benahadux a estos eventos cinematográficos , fue el prestar alojamiento a actrices y actores mientras trabajaban aquí y que lo hacían en el chalet de los Pinos, que aunque era de propiedad particular, por lo visto lo alquilaban para estas ocasiones.
Alli acudiamos los niños a contemplar a Briggitte Bardot, a Claudia Cardinale y otras estrellas del momento que nos deleitaban con sus “poses” en la piscina en traje de baño (y a veces con menos traje).
Tambien se aprovechaba la posada del pueblo para alojar a otros astros no menos importantes, me refiero a los caballos, que eran tratados en este lugar a cuerpo de rey.

A los niños, la curiosidad y el entrometimiento de esa edad, nos llevaba a querer estar cerca de estos famosos, e incluso a hablar con ellos y lo cierto es que muchas veces se consegía, llegando una vez a jugar a romper botellas a pedradas con un famoso actor italiano y con otros a disparar con tirachinas y otros juegos más o menos similares.
Se puede decir que en aquella época, los jóvenes de Benahadux nos “codeabamos” con los “astros” más famosos del momento.
Esta época solo tuvo de malo el desencanto de ver como se hacían las películas y comprender que nada de lo que veiamos en la pantalla era cierto.
Creo que los que vivimos aquella época nos hicimos grandes cinéfilos, ayudándonos aún más a reforzar este sentimiento el aporte impagable del Cine Alegría y su gerente Pepe Rigores que con sus dos salas de proyección (una de invierno y otra de verano) nos tenía al día en los estrenos nacionales e internacionales.







No hay comentarios: